Todas las entradas de: Carlos Naranjo

Medios, heurísticas y participación política

Psicología del elector y heurísticas.

“Si todo el mundo siempre miente, la consecuencia no es que creas las mentiras, sino más bien que ya nadie cree nada”.
Hannah Arendt

Por: Carlos Andrés Naranjo Sierra
En el año 2002, el psicólogo de origen israelí Daniel Kanheman ganó el Premio Nobel de economía por los trabajos, con su colega Amos Tversky, sobre los sesgos cognitivos en decisiones cotidianas, integrando aspectos de la investigación psicológica con la ciencia económica. Su trabajo planteó el término “heurísticas” para develar los atajos mentales que tomamos los seres humanos a la hora de elegir entre una opción u otra, siendo la participación política una de esas elecciones. De modo que si estos atajos nos llevan a conclusiones equivocadas y sistemáticas, podemos caer políticamente en un círculo vicioso de manipulación o apatía electoral.

Las heurísticas son caminos simples y eficientes que solemos usar para formarnos juicios y tomar decisiones. Estos atajos mentales tienen, necesariamente, la virtud y el defecto de enfocarnos en un aspecto del problema para ignorar otros aspectos y actuar rápidamente. Usualmente, estos atajos suelen funcionar bien en decisiones cotidianas, pero es bien sabido que conducen a la desviación sistemática de la lógica, la probabilidad y la elección racional. Los errores resultantes se conocen habitualmente como sesgos cognitivos, y son estudiados por la ciencias de la información y utilizados también por la propaganda electoral y el marketing político.

Kahneman plantea que existen dos tipos de pensamientos, cuya división es eminentemente metodológica: pensamiento rápido, que funciona con heurísticas, y pensamiento lento, que funciona con silogismos y racionalidad. Este último tipo de pensamiento exige un mayor esfuerzo y, en consecuencia, es usado con menos frecuencia. Sólo decisiones en las que percibimos un riesgo alto nos llevan a reflexionar y calcular variables. Votar o participar en política no parece ser una de ellas. Algunos dan por sentado que es un derecho y, en consecuencia, no lo valoran, mientras otros consideran que no importa a quién elijan, pues la realidad no tendrá un cambio sustancial.

¿Por qué en Colombia la abstención electoral ronda el 50%? Efectivamente, la participación política no puede limitarse al ejercicio del voto, debe ir más allá en temas de información, reflexión y discusión. Pero algo nos indica esta cifra de participación electoral, que además es bastante semejante a lo que sucede en la mayoría de países de América Latina (exceptuando, por supuesto, aquellos donde el voto es de carácter obligatorio). Como si compartiéramos una realidad política común. Una explicación puede estar del lado de la infravaloración de la imperfecta democracia en países como el nuestro, acostumbrados a ésta; otra puede estar del lado de la cultura y la desesperanza aprendida que mencionamos líneas atrás.

¿Qué hace que la gente se vincule y en consecuencia participe más activamente en política? Los datos dicen que la respuesta está del lado de la educación. Estudios al respecto encuentran el nivel de escolaridad como una de las pocas variables que reconocen alguna relación significativa con el tema de la participación política. A mayor nivel de escolaridad, menos probabilidad de abstención, o lo que es igual, mayor probabilidad de participación electoral. Veamos algunas cifras de participación electoral y escolaridad en Colombia:

¿Qué nos lleva a votar?. Carlos Andrés Pérez Múnera. Konrad Adenauer Stiftung – Centro de Análisis y Entrenamiento Político. 2016. Página 226.

Así mismo el Índice de Democracia Mundial realizado por la Unidad de Inteligencia del diarioThe Economist, se basa en sesenta indicadores agrupados en cinco categorías que son: proceso electoral y pluralismo, libertades civiles, funcionamiento del gobierno, participación política y cultura política. Según este índice, Noruega y los países escandinavos son los mejor ranqueados, seguidos de Estados Unidos y Europa Occcidental. Colombia se encuentra en el puesto 51 entre 167 países en total, y en el puesto 11 entre los países de Latinoamérica, siendo considerada una democracia defectuosa.

La participación política es la variable en que nos va más mal a los colombianos, con una nota de 5 en una escala de 1 a 10. Esta mide temas como el nivel de abstencionismo, la cantidad de mujeres parlamentarias, la cantidad de personas que pertenecen a los partidos políticos y el alfabetismo electoral de los ciudadanos, entre otros. De modo que la participación política se convierte en nuestro principal “talón de Aquiles” para trabajar en favor de la democracia colombiana. En este sentido, cabría preguntarnos no sólo qué nos lleva a votar, sino también qué nos lleva a no votar, a no participar. ¿La falta de educación? ¿La desesperanza aprendida? ¿Las recurrentes mentiras de la clase política?

La Psicología y la Economía, a través de lo que recientemente se ha llamado la Economía del Comportamiento o Psicología Económica, parecen arrojar luces sobre el tema. Como las heurísticas se basan en algoritmos sencillos (secuencias de pasos) para la toma de decisiones, estos algoritmos pueden ser fácilmente manipulables. Heurística de representatividad, heurística de disponibilidad y heurística de anclaje, cada una con un principio activo clave para simplificar la elección. Los estrategas políticos lo saben, los políticos de profesión lo entienden y los ciudadanos lo padecen. Expliquemos brevemente cada una de estas heurísticas para entenderlo mejor.

La heurística de representatividad consiste en estimar la probabilidad de un evento B dado otro A. En política sucede, por ejemplo, cuando nos basamos en estereotipos para determinar el perfil de un candidato. Nos parece que, por ser gordo y de baja estatura, representa la corrupción y el clientelismo. La heurística de disponibilidad se refiere a que cuanto más accesible sea un suceso, más frecuente y probable parecerá. De modo que si, por ejemplo, tenemos un recuerdo fácil de una dictadura cercana, creeremos que es altamente probable que en nuestro país también se pueda dar otra dictadura, aunque las circunstancias sean muy diferentes. Y, finalmente, la heurística de anclaje o ajuste implica partir de un número o un criterio para luego desplazarse hacia arriba o hacia abajo haciendo que parezca plausible. En marketing se utiliza mucho para la fijación de precios, y en marketing político, por ejemplo, para parecer más o menos extremo en posiciones políticas. Si soy un candidato de derechas y quiero parecer más moderado, me vendría muy bien que aparezca otro candidato de extrema derecha.

Queda claro que usualmente no nos basamos en datos estadísticos para tomar decisiones, y la política hace parte de esto. Recurrimos a la escasa información con la que contamos mentalmente en el momento y tomamos posición. Debido a que así es el procedimiento habitual de los Homines sapientes colombianos, entonces la influencia de los medios de comunicación en la participación política es clave. Al centrar los medios de comunicación su atención en las malas noticias, los espectadores contarán básicamente con esa información y en consecuencia actuarán, algunos con rabia, pero la mayoría con tristeza,lo que conllevará la desidia, es decir a la parálisis o la inacción. Es un hecho que hay malas noticias en la política colombiana, no se puede negar, pero no son las únicas. Lo que sucede es que evolutivamente, no sólo en Colombialas malas noticias son más urgentes que las buenas, de modo que se consumen con mayor voracidad. La supervivencia de nuestros antepasados debía privilegiar la información peligrosa sobre la deseosa, y el rating lo demuestra.

Las buenas noticias, las optimistas, requieren búsqueda activa (las malas llegas solas), una  elaboración mayor y suelen representar una menor categoría intelectual. Nuevamente en términos heurísticos, el optimista se generaliza como un cándido, mientras que el pesimista se suele ver como un crítico sagaz. El pesimismo vende pero desestimula la participación política, en un círculo vicioso en el que las malas noticias llevan a que menos ciudadanos decidan postular sus nombres para participar, menos personas decidan salir a votar y así suelan seguir quedando los mismos políticos que nuevamente generan las mismas malas noticias.

Johan Galtung, director del Instituto de Investigación para la Paz de la Universidad de Oslo afirma: “Los medios de comunicación dan una imagen totalmente sesgada de la realidad, haciendo que la percepción de la realidad en el público se vuelva excesivamente negativa. Esto da forma a lo que la gente está haciendo. Y da forma a los políticos, los hace negativos, en lugar de poner énfasis en el bien de la sociedad que quieren construir. Se vuelven innecesariamente competitivos en lugar de ser cooperativos».

Stiven Pinker, tal vez el psicólogo vivo más reconocido de nuestro tiempo, cuenta cómo cada vez el tono utilizado por los medios al comunicar las noticias es más negativo. Y lo demuestra con cifras. Gracias al trabajo de Kalev Leetaru, científico de datos, quien aplicó una técnica denominada minería de opiniones a todos los artículos publicados en el diario Times entre 1945 y 2005, y a un archivo de artículos y programas de radio y televisión de 130 países entre 1979 y 2010, logró evaluar el tono  emocional de los textos, demostrando que tanto el Times como el resto de medios del mundo se han ido haciendo cada vez más negativos en su enfoque informativo desde finales de los setenta hasta la actualidad. 

Romper el círculo vicioso no es fácil pues no es cognitivamente económico, es decir, no es el camino fácil. Implica frenar la inercia y proponer la participación activa de comunicadores, publicistas, psicólogos y políticos, para que la política sea algo atractivo y seductor para losciudadanos. Algo que represente inteligencia, dignidad y orgullo para quienes participan desde las instituciones democráticas y desde el voto. Pensar, dudar y volver a pensar. Algo que los griegos consideraban parte fundamental de la naciente democracia en el siglo VI a.C. pero que con el pasar de los siglos ha ido desapareciendo y dejándonos exclusivamente en manos del showbusiness. Tal vez sea el momento de bajar un poco la velocidad, pensar despacio, comparar datos, investigar un poco más y reflexionar sobre nuestra responsabilidad con la democracia colombiana. Nadie podrá negar que tenemos noticias malas pero tampoco que tenemos noticias regulares y buenas. No todo es blanco o negro, no todo es pan y circo.

La filosofía de la mina antipersonal para cuidar el antejardín

Por: Carlos Andrés Naranjo Sierra
Rejas con puntas, rieles con esquinas hacia la calle y latas con vidrios en los dinteles son un pequeño ejemplo del sinnúmero de trampas y barreras arquitectónicas con las que nos topamos a diario en el espacio público y privado de nuestras ciudades, unas con señalización y otras sin nada pero todas ante la mirada cómplice de las autoridades que hacen poco por evitarlo. Esta es la historia de mi reciente encuentro con esta indolente filosofía de la mina antipersonal en el hermoso municipio donde pasé mis primeros días de vida, La Ceja del Tambo.

Fui a llevar a un cerrajero que se encontraba realizando un trabajo en mi finca. Al llegar a su taller y acercar mi auto a la acera para que pudiéramos descargar sus herramientas, sentí el sonido de una llanta que se desinflaba rápidamente. Mi carro se detuvo y al bajar descubrí, con una mezcla de rabia y asombro, unos rieles ubicados junto al filete de la acera de la casa vecina, a la altura perfecta para romper las llantas y no ser vistos por los conductores. Un letrero al pie de la puerta de la casa rezaba: Camilo Naranjo, abogado IUE y su teléfono.

Debía tratarse de un error ¿Cómo podía ser posible que alguien a quien le han enseñado el valor de la ley por encima de las vías de hecho fuera a hacer algo así? ¿O, al contrario, era una advertencia para que nadie fuera a reclamar? Mientras Elkin, el cerrajero, y yo buscábamos cómo reventar el candado de la llanta de repuesto, pues para colmo de males no tenía la llave, llamé varias veces a la puerta y al teléfono para hablar con el señor, sin respuesta. Mientras pasaban camiones de alto torque por la calle 19, a punto de rayar el carro, terminamos de montar la llanta y pude partir a averiguar si la llanta tenía arreglo: ninguno.

Ante este tipo de acontecimientos solemos dejar que las cosas pasen. “Es mejor evitar problemas y perder el tiempo, dicen unos. Los colombianos hemos aprendido la desesperanza ante la denuncia, “vale más ponerse a voltear”, dice otros. Y los hechos parecen demostrarlo con un Estado que procura recibir lo más y hacer lo menos. Pero personalmente me resisto a creerlo pues sé que ante la desesperanza surge la violencia. Así que pasé la piedra de mi corazón a mi cerebro y me dirigí a la Inspección de Policía de La Ceja, de donde me mandaron a la Secretaría de Tránsito, quienes a su vez me enviaron a la Secretaría de Infraestructura, Ambiente y Hábitat. De allí me mandaron a internet a poner la denuncia en el sitio web de la Alcaldía, así lo hice. ¿Pasará algo? Espero que sí.

Hoy, 28 de agosto de 2017, pasé de nuevo por la ruta del abogado y al ver que salía una pareja de la casa del legista, detuve mi auto (ya en el otro lado de la calle, por supuesto), y fui a hablar con él. Le comenté del incidente de la semana pasada y de otros más que me habían referenciado ese día, con las mismas consecuencias: llanta reventada, inservible. Me dijo con voz pausada que sabía de eso, y luego me informó que los rieles los había instalado el anterior dueño de la casa, donde él vive desde hace un año, y que había decidido dejarlos para evitar que los camiones le dañaran el filete de la acera.

Le dije que entendía su problema pero que me parecía que la forma de solucionarlo generaba un perjuicio indiscriminado, tal como lo hace una mina antipersonal que explota sin importar a quién afecta. Además tampoco había un aviso que advirtiera del riesgo. Conductores, ciclistas y peatones corren el riesgo de tropezarse y lesionarse permanentemente. Le pregunté si estaría dispuesto a responder al menos por parte del valor de la llanta, y de nuevo, con una parsimonia que ahora se confundía con el cinismo, me respondió que no.

Me despedí y me fui pensando en que más allá de este incidente, lo lamentable no es la posición de este vecino de La Ceja, sino que suele ser la posición de muchos vecinos en nuestro país que con tal de defender lo suyo no tienen reparo en causarles daño, por acción u omisión, a los demás. Rejas con puntas afiladas, que por poco le cuestan la vida a un primo cuando éramos niños, escalas con pendientes para que el carro entre fácilmente así se resbalen los peatones, cercas electrizadas sin aviso y piedras en los antejardines para cultivar esguinces y un sin fin de objetos que además de invadir y hacer inaccesible el espacio público, nos mantienen, como sociedad, en la triste filosofía de la mina antipersonal: no importa a quien dañe mientras lo mío se mantenga bien.

Análisis de las cuentas de Twitter de los candidatos a la Gobernación de Antioquia

Finalmente están definidos los candidatos que aspiran a suceder a Sergio Fajardo en el cargo de Gobernador de Antioquia. Eva Inés Sánchez, ganadora de la consulta del Partido Conservador, renunció a su candidatura permitiendo que miembros de su partido se alíen con Luis Pérez Gutiérrez, mientras el Centro Democrático reculó y nombró a Andrés Guerra Hoyos como su candidato, luego de una intriga digna de telenovela que dejó a Liliana Rendón, ganadora de la consulta del partido del expresidente Uribe, sin aval y promoviendo el voto en blanco.

Así las cosas entonces, los antioqueños que decidan asistir a las urnas el próximo domingo 25 de octubre, podrán elegir entre cinco candidatos y el voto en blanco. En DIVÁN POLÍTICO nos dimos a la tarea de analizar sus cuentas de Twitter y sus seguidores, tal como lo hicimos anteriormente con los candidatos a la Alcaldía de Medellín, con la intensión de ver cómo les va a los aspirantes a gobernador, en esta importante red social, a la vez que conocemos un poco mejor las personas que siguen y con las que interactúan.

De nuevo advertimos que evaluar la veracidad de los seguidores, su calidad y actividad, es un ejercicio de aproximación, ya que los algoritmos con los suelen trabajar las herramientas a las que recurrimos para la elaboración de este artículo, deben limitarse a los datos estadísticos públicos que arrojan las cuentas en cuestión y cuyo análisis depende de la interpretación y de las conexiones que establecemos bajo nuestro conocimiento y juicio. Sin más preámbulos y explicaciones, entremos en materia:

Federico Restrepo @FedericoRes +/- 6.750 seguidores

La cuenta de Federico Restrepo parece bastante reciente. Seguramente su participación en política no ha requerido de la elección popular, lo cual es una desventaja notoria para comenzar a involucrar a la población en sus publicaciones. Lo anterior se hace aún más evidente en el tipo de tuits que publica, los cuales generan poco involucramiento. Una campaña política, como lo demostró Antanas Mockus en Colombia, no se gana en redes sociales pero un buen manejo tampoco está de más.

Si las redes sociales son el reflejo de lo que está sucediendo en el mundo real de los electores, entonces la campaña de Federico Restrepo debe preocuparse por la lentitud con la que está avanzando su comunicación, en unas elecciones que están a la vuelta de dos meses. Sus seguidores puntúan bastante reales, lo cual es habitual en una cuenta de este nivel pero tiene algo extraordinario y es que muchos de éstos tienen muy buen puntaje o autoridad social. Es decir, interactúan bastante y tienen un buen número de seguidores, lo que hace aún más curiosa la falta de crecimiento de la cuenta del candidato de Compromiso por Antioquia.

Las cifras muestras que el candidato debería interactuar con más frecuencia entre el medio día y las 9 de la noche pero su actividad diminuye notoriamente después de las 4 de la tarde. Si su caballito de batalla será la continuidad de las políticas de Sergio Fajardo, uno esperaría ver claramente en su nube de términos el nombre del matemático pero no es así, a diferencia de lo que sucede, por ejemplo, con el candidato Andrés Guerra y su mentor Álvaro Uribe. En resumen, mucho por hacer en muy poco tiempo, a lo que debe sumarle la ambigüedad que generó el rompimiento de su llave con Federico Gutiérrez.

Luis Pérez Gutiérrez @Luis_Perez_G +/- 18.400 seguidores

De todos los candidatos a la Gobernación de Antioquia, Luis Pérez es el candidato con más seguidores y también el que posee más followers en distintos sitios del planeta. Esto puede ser sospechoso en ocasiones, pero debe reconocerse que a medida que aumentan los seguidores, aumentan las probabilidades de ser conocido en diferentes lugares. Es por eso que deben evaluarse con detenimiento el número de seguidores que el candidato tiene en cada región del mundo. Por lo general los más fiables provienen de su zona de influencia y los menos fiables de las zonas más distantes, en especial el continente asiático, donde existen cientos de empresas dedicadas a vender seguidores por bultos. Éste no parece ser el caso.

Como veíamos en el informe sobre las cuentas de Twitter de los Candidatos a la Alcaldía de Medellín, es común tener un nivel de fiabilidad cercano a las tres quintas partes de los seguidores, aunque no es lo mejor. Por eso el 81% de fiabilidad que presenta esta cuenta, es una buena cifra que contradice el rumor que se hizo circular en la anterior contienda, de la supuesta compra de seguidores por parte de su campaña. Los followers del exalcalde de Medellín y candidato por el Partido Liberal y Cambio Radical, son especialmente activos en la tarde y en la noche, incluso llegando a la media noche pero las horas de actividad de la cuenta no coinciden con sus seguidores y son especialmente restringidas a las primeras horas del día.

Aunque la mayoría de los usuarios de Twitter no tiene completo su perfil y no indican su género, es importante interactuar tanto con hombres como con mujeres, ya que estas últimas representan la mayoría de la población y del censo electoral colombiano. En el caso de @luis_perez_g el número de hombres seguidos es casi el doble que el de mujeres. Equilibrar esta balanza puede ayudar a mejorar la interacción del candidato con sus posibles electores, en especial cuando la mayoría de las cuentas que sigue, son cuentas de nivel medio con entre 100 y 499 seguidores.

Andrés Guerra Hoyos @AndresGuerraHo +/- 17.000 seguidores

Andrés Guerra ha sido diputado de Antioquia y ha hecho un trabajo juicioso y constante al rededor del tema ecológico. Muestra de ello es el cultivo de sus redes sociales que lo colocan como el segundo candidato a la Gobernación de Antioquia con más seguidores. Los cuales no tienen buena calidad en general pero sí un buen relacionamiento, lo cual es fundamental para el crecimiento en Twitter.

Llama la atención el número de seguidores que tiene por fuera de Colombia. Es especialmente significativo en la península ibérica yen Estados Unidos. Sus followers son bastante activos durante todo el día, desde la 6 de la mañana hasta las 10 de la noche mientras la cuenta del candidato lo es a primera hora de la mañana y al final del día. En su nube de términos la palabra «uribista» resalta sobre el resto, haciendo que el mensaje que trata de comunicarse en la campaña, sea claro y contundente.

Olmedo López @olmedolopezm +/- 400 seguidores

Suele suceder con los candidatos del Polo Democrático y no entendemos bien porqué, sus redes sociales son un desastre. Pocas actualizaciones, pocas preguntas y respuestas, poca participación y en consecuencia, pocos seguidores e involucramiento (engagement). Salvo contadas excepciones como Jorge Enrique Robledo o el fallecido Rodrigo Saldarriaga, los candidatos del Polo parecen prestarle poca atención al tema del marketing digital político.

No hay justificación para ello pues los costos no son altos, incluso muchos candidatos trabajan prácticamente solos sus redes sociales y logran hacerlo bastante bien, y la mayoría de la población en Colombia en edad de votar, cuenta con algún dispositivo para conectarse a internet. En el caso de Olmedo López no aparece en su perfil de Twitter que es candidato a la Gobernación de Antioquia, lo cual tampoco se da en los otros candidatos pero tienen imágenes de fondo que lo enuncian.

Su cuenta de Twitter no es nueva. Con la foto del futbolista René Higuita de fondo, se presenta como economista, asesor de pymes y fundador de Yo amo Antioquia. Sus poco más de 400 seguidores, parecen reales en un 80% con una calidad media-baja. Éstos se mueven especialmente al medio día en Twitter pero los picos de la cuenta del candidato se dan temprano en la mañana o tarde en la noche. Otro punto a mejorar, junto con la configuración y el uso básico de la cuenta. A veces el asunto no es de recursos sino de simple recursividad.

Los otros candidatos

De José Luis Jaramillo, candidato por la Unión Patriótica, no pudimos recabar información alguna. Hasta el día en que hicimos este informe, no parecía tener cuenta oficial de Twitter. Nos hubiera gustado poder hacerlo partícipe de este breve análisis de las cuentas de Twitter de los candidatos a la Gobernación de Antioquia para el período 2016-2019. Con respecto a Eva Inés Sánchez, como ya lo mencionamos, no hicimos el análisis debido a su decision de retirarse de estas justas electorales y aunque intentamos hablar telefónicamente con su equipo de campaña para aclarar algunas dudas, no fue posible.

Análisis previo de los tarjetones para Alcaldía de Medellín y Gobernación de Antioquia


Ya están listos espacios de los tarjetones para la Alcaldía de Medellín y la Gobernación de Antioquia que los ciudadanos antioqueños utilizarán el próximo 25 de octubre para elegir a los sucesores de Aníbal Gaviria y Sergio Fajardo respectivamente. Pero como la política nuestra es tan «dinámica», a pocos días de ser sorteados, ya el tarjetón de la Gobernación perdió uno de sus espacios. Se trata del de Eva Inés Sánchez del Partido Conservador quien declinó su aspiración en favor de Luis Pérez del Partido Liberal, Cambio Radical y el Partido de la U.

En el caso del tarjetón para la Alcaldía de Medellín, Gabriel Jaime Rico ocupa la primera casilla, Alonso Salazar la segunda, Eugenio Prieto la tercera, Héctor Hoyos la cuarta, Federico Gutiérrez la quinta y Juan Carlos Vélez la sexta. La séptima casilla ha sido reservada para aquellos que decidan votar en blanco. En el caso del tarjetón para la Gobernación de Antioquia, el primer lugar lo ocupa José Luis Jaramillo, el segundo Andrés Guerra, el tercero Olmedo López, el cuarto Luis Pérez, el quinto Eva Inés Sánchez (ya eliminada) y el sexto Federico Restrepo, dejando la casilla del voto en blanco también en el séptimo lugar.

Fácil marcar, fácil votar

Desde que se comenzó a utilizar el sistema electoral del tarjetón, en reemplazo de la papeleta, se ha tejido una suerte de mito al rededor de la ventaja que tienen los candidatos que ocupan la primera y la última casilla pero la verdad es que no contamos con datos que confirmen esta afirmación. Sería interesante realizar un eye tracking o algo similar, con En Mentte, para verificar cuales posiciones tienen mejor pronóstico de ser marcadas. ¿Alguien se anima a patrocinarlo?

Es probable que encontremos cambios de última hora en las imágenes finales del tarjetón al que nos enfrentaremos en octubre y ojalá así sea pues las fotos de varios candidatos dejan mucho que desear, al igual que la distribución de los logos de sus partidos. Pero suponiendo que las fotos quedaran tal como están en la muestra que adjuntamos, este sería el análisis general de las formas, colores y fotografías de los rostros de los políticos, que hacemos en DIVÁN POLÍTICO a partir de la psicología de la forma y el marketing político:

Tarjetón para la Alcalde de Medellín 2016-2019

En el caso del tarjetón para la Alcaldía de Medellín, a primera vista resalta la casilla superior derecha, ocupada por Eugenio Prieto con el logo rojo del Partido Liberal. La foto de Gabriel Jaime Rico curiosamente mira a la izquierda y saca los vectores visuales fuera del tarjetón. La imagen de Alonso Salazar puede ser mejor ya que algunos elementos la contaminan. De todos los candidatos, Federico Gutiérrez es el único que mira hacia su logo justo en la mitad de la hoja.

Tarjetón para la Gobernador de Antioquia 2016-2019

En el tarjetón de la Gobernación de Antioquia sucede algo similar con la primera casilla. La mirada de José Luis Jaramillo ubica los vectores hacia afuera del tarjetón y no hacia adentro, como se esperaría. La foto de Andrés Guerra es simpática pero igual de regular a la de Alonso Salazar en el caso del tarjetón de la Alcaldía. Resaltan especialmente los logos del Polo, en la esquina superior derecha y el rojo del Partido Liberal con Luis Pérez, al comienzo del segundo renglón.

El tarjetón es el momento de la verdad

Aunque sería muy interesante contar con estudios al respecto, creemos que es poco probable que el elector se enfrente al tarjetón sin saber por quién votar o que cambie de decisión al última hora al ver las imágenes, aunque casos se han visto. La labor fundamental de todo equipo de campaña debe ser el evitar la confusión y hacer que el rostro del candidato y su partido, sean fácil y rápidamente reconocibles en el tarjetón. Finalmente es el momento de la verdad con el que se cierran las elecciones.